archivo

Noticias 2.0

1872024Un grupo de emprendedores, entre los que hay varios argentinos, está trabajando junto a inversores y el gobierno local para que Miami se transforme en la ciudad que atraiga a lasstartups latinoamericanas que quieran hacer pie en el mercado estadounidense. Como en tantos otros aspectos, Miami quiere ser también la puerta de entrada de los negocios latinos de internet a Estados Unidos. “Nuestro proyecto es convertir a Miami, dentro de cinco a diez años, en un ecosistema diversificado que hoy no es grande, pero que tiene todo para serlo”, dice Demian Bellumio, un argentino que emprende en Miami desde hace más de veinte años.

Este objetivo viene a resolver un problema hasta ahora insalvable tanto para los inversores estadounidenses como para los emprendedores latinos. A los primeros les cuesta el ecosistema latino, que, por su idiosincrasia y la distancia física y cultural, les resulta lejano y les provoca desconfianza. “Hay un puente roto entre Silicon Valley y América Latina”, dice Demian Bellumio,fundador del ecosistema de emprendedores argentinos Palermo Valley y actualmente al frente de FoundersLatam, una empresa que detecta y entrena emprendedores y startupsen compañías de alcance global.

Entonces, un ecosistema en Miami les aseguraría a los inversores participar de negocios con reglas de juego claras y que ellos ya conocen.“Miami, al mismo tiempo que tiene una cultura cosmopolita, tiene las seguridades y la institucionalidad norteamericana”, explica Marco Giberti, emprendedor y angel investor con más de veinte años de experiencia en compañías de medios de comunicación, internet y marketing directo. Por su parte, a los emprendedores latinos les permitiría superar la fase dos de toda reunión con inversores: igual que en las citas, ellos quieren que los vuelvan a llamar. “Es bastante fácil reunirse con inversores de Silicon Valley, pero las chances de prosperar son muy bajas. El 90% de los inversores de Silicon Valley invierte en Silicon Valley”,dice Demian. Ese es el círculo vicioso que quiere romper el plan Silicon Beach.

La idea es mucho más que una suma de buenas intenciones: hay capitales privados sosteniéndola y una estrategia amplia por parte del gobierno local, que busca hacer de Miami una ciudad atractiva cultural y tributariamente para los jóvenes techies de todo el mundo. Miami está ofreciendo exenciones impositivas que, junto con un costo de vida históricamente menor que el de otras ciudades de Estados Unidos, hace que emprender allí llegue a ser entre 30 y 50% más barato que en San Francisco o Nueva York. 

Pero Miami tiene algunas otras ventajas sobre el resto de Estados Unidos. Es diversa, bilingüe y acogedora para todo tipo de inmigrantes, no solo los latinos. De hecho, el plan de esta nuevaSilicon Beach incluye a emprendedores europeos que quieran hacer pie en Estados Unidos. A esto, la ciudad le está sumando el atractivo de contar con una masa crítica de jóvenes universitarios que responden a la demanda de puestos de trabajo que requerirá la llegada de un nuevo sector a la ciudad. “En San Francisco es muy difícil retener talentos. O se los lleva otra compañía o se van a fundar una empresa propia. En Miami hay una cultura joven de querer participar del nacimiento de algo grande, y será más fácil retenerlos”, dice Marco Giberti.

A esto, el gobierno local le está sumando una participación activa en el negocio de internet, a través de Venture Hive, una aceleradora impulsada y financiada por la Miami Downtown Development Authority. En Venture Hive está Fernando Cuscusela, que después de emprender en Buenos Aires su empresa Everypost, una aplicación móvil para gestionar contenido de redes sociales desde un único lugar, se fue a Miami. Everypost fue elegida por el gobierno local entre otras veinte empresas de todo el mundo, entre ellas tres argentinas. Recibieron veinticinco mil dólares y oficinas en la ciudad. “A cambio de nada”, dice Fernando, que rescata que en Florida hay menos competencia y por lo tanto más posibilidad de que los inversores se fijen en su proyecto. “Lo bueno es que se puede emprender desde Miami sin necesidad de desarrollar en la ciudad. Muchas empresas siguen desarrollando en sus países, y en Miami organizan su fuerza de ventas”, cuenta Demian Bellumio.

No es la primera vez que se habla de Miami como la Silicon Beach. También tuvo su momento de ciudad tecnológica en los tempranos noventa, cuando prácticamente todas las puntocom de América Latina, principalmente de la Argentina, que fue el país que más aprovechó el negocio de las primeras páginas de internet, montaron sus operaciones desde las oficinas en Miami. Lo de operaciones era claramente un eufemismo, porque casi ninguna tenía algo para vender, salvo a sí mismas. Todas las puntocom latinas, incluso las que trascendieron, como MercadoLibre, Despegar, Patagon -el primer banco online, fundado por Wenceslao Casares-, DeRemate, o GauchoNet -la primera empresa de internet argentina vendida a una multinacional (Terra, la empresa de internet del grupo Telefónica)-, se instalaron en Miami, que se ganó por entonces el apodo de Silicon Beach y amenazó con competir conSilicon Valley como centro de innovación en tecnología, un lugar que en la actualidad, veinticinco años después, quiere recuperar.

Aquella Silicon Beach murió en los 2000, cuando la lógica del mercado, que dice que no se puede invertir dinero en algo que no genera, no ya ganancias, sino ingresos, reventó la burbuja de internet y con ella arrastró a la mayoría de los emprendimientos regionales. Aquella explosión se llevó puestos a los incipientes ecosistemas de emprendedores, que tuvieron que empezar a vivir con lo propio y a hacer muchos esfuerzos para que los grandes inversores, que habían aprendido la lección y desde entonces se dedicaron a alimentar casi exclusivamente a empresas de Silicon Valley-o, más recientemente Nueva York o San Francisco, ciudades que en los últimos años parieron empresas como Google, Facebook o Twitter-, desviaran cinco segundos su mirada a un negocio llegado desde el sur del río Colorado.

Mientras tanto, desde mediados de 2000 fueron creciendo en América Latina pequeños centros de innovación, como San Pablo, Santiago, Buenos Aires, Bogotá y México DF, que incuban y hacen crecer, con limitaciones de acceso al dinero, a las nuevas empresas de internet latinoamericanas. El problema de estos ecosistemas es que su propia industria de tecnología es demasiado pequeña: el único que es verdaderamente grande, San Pablo, está más preocupado en generar empresas para el mercado brasileño que compañías globales que dominen la región.

Miami, mientras tanto, se dedicó a otra cosa, fundamentalmente a atraer turistas, a alimentar el negocio de los cruceros y a tentar a estadounidenses que quieran vivir en ella. “Hace veinte años Miami era un centro de retirados, en los noventa se puso más high tech y hace cinco o seis años está teniendo un salto cultural que hace que esté dejando de ser solo un centro de vacaciones. Y esa movida cultural está atrayendo gente joven”, dice Demian, que en Miami fundó empresas que levantaron 200 millones de dólares. Para romper con aquella idea de que hacer base en Miami sólo es útil para levantar capital, pero que no sirve como estrategia para desarrollar el negocio, Demian asegura que cualquier empresa de tecnología que quiere hacerse fuerte en Estados Unidos necesita presencia en tres ciudades: San Francisco, Nueva York y Miami.

Un ejemplo es Open English, la empresa de internet para aprender inglés, que se instaló en Miami y desde allí levantó más de 100 millones de dólares de inversiones, y anunció que se hará pública (es decir, cotizará en la bolsa de empresas electrónicas Nasdaq) en unos meses más. La otra llegada importante es la de Endeavor, la fundación que impulsa el emprendedorismo, y que abrió hace pocos meses en Miami su primera oficina en Estados Unidos. La presencia de Endeavor es, al menos para los latinoamericanos, la señal de que hay un clima de negocios propicio para crear y hacer crecer empresas, y para los inversores es el sello de garantía de que hay una masa crítica de emprendedores que los obligue a prestarles atención. Detrás de su llegada a Miami está la Knight Foundation, creada por una familia que tenía una cadena de periódicos en veinte ciudades de Estados Unidos y que, luego de vender el negocio de los medios, se dedica a invertir en innovación en las ciudades donde tenía sus diarios. Tiene 200 millones de dólares por año para invertir, y Miami es su startup city. 

Fue la Knight Foundation la que llevó a Endeavor y la que financia los eventos tech que organiza Mia Collective, la empresa de Bellumio y Giberti, entre otros. El epicentro de este incipiente ecosistema es Wynwood, un distrito al norte del centro de Miami que se está convirtiendo en el área cool de la ciudad, una suerte de Brooklyn, donde se está invirtiendo en oferta cultural. “Miami no va a ser San Francisco ni tampoco queremos que lo sea. San Francisco es aburrida como ciudad”, dice Demian.

Los impulsores de este plan saben que la receta del éxito es atraer a empresarios talentosos de una región emergente y mezclarlos con el sistema financiero de Estados Unidos. Al mismo tiempo, debe tener una “nave nodriza”, como Google en Silicon Valley, Microsoft en Seattle y Dell en Austin, que impulse la innovación local. Quizá la desarrolle o quizá la importe de América Latina.

Por Sebastián Zírpolo | @Se_Bass

 

Anuncios

officeappleandroid980Mientras la suscripción continúa para tablets o computadoras, en móviles ahora es gratis

Satya Nadella tuvo su primera aparición pública importante desde que es CEO de Microsoft, y aprovechó la oportunidad para mostrar un pantallazo de cuál será su estrategia de aquí al futuro.

La nube y lo móvil serán el centro de eso, y uno de los protagonistas fue Office, que presentó una versión exclusiva para iPad, que ofrece una gran cantidad de opciones dentro de Word, Excel y Powerpoint.

Esta aplicación requiere una suscripción paga a Office 365, la que permite usar en hasta 5 dispositivos a la vez y todo sincronizado en la nube.

Sin embargo, algo que tomó por sorpresa es el anuncio que las versiones para teléfonos iPhone y Android -que hasta el momento requerían de esta suscripción-, ahora son totalmente gratis, permitiendo no solo abrir, sino editar los documentos de Word, Excel o PowerPoint.

Esta opción ya estaba disponible de manera gratuita en Windows Phone, pero ahora se expande a otros dispositivos, y si bien las funciones principales están, tiene algunas limitaciones, propias de este tipo de dispositivos.

Office Mobile para iPhone y Android ya están disponibles y se pueden descargar desde los siguientes enlaces, para poder sacar las propias conclusiones:
Office Mobile para iPhone
Office Mobile para Android

IMAGEN:STML / MICROSOFT
REDACCIÓN:IMPULSONEGOCIOS.COM

396141El papa Francisco no tiene ni computadora ni teléfono móvil ni tableta u otro equipo informático de uso personal. Tampoco recurre a herramientas como el correo electrónico o la mensajería instantánea o la videoconferencia. Sin embargo, es una de las principales estrellas de Twitter y de las búsquedas en la web.

Jorge Bergoglio usa la red social de los 140 caracteres, ensayó una fotografía “selfie” con un grupo de estudiantes, es el personaje famoso más difundido en el mundo virtual en el último año y dijo que “Internet es un don de Dios”.

Mientras su equipo de colaboradores evalúa si el primer pontífice latinoamericano arriba o no aFacebook, la red social más popular del planeta, Bergoglio no duda en impulsar el uso de las tecnologías de la información y la comunicación para ordenar y “limpiar” la Santa Sede, luego de varios años de escándalos financieros y éticos.

Este mes Vaticaninsider, una web especializada en temas vaticanos, especuló que Francisco tendrá su página en Facebook, además de continuar con el perfil que inició su predecesor, Benedicto XVI, en Twitter.

De acuerdo a esta página, el Vaticano encargó a un equipo de técnicos informáticos para que estudie cómo evitar los intentos por parte de terceros de publicar mensajes y contenidos ofensivos o inapropiados en esta página.

El nuevo reto de Francisco con las redes sociales se espera que alcance el éxito del perfil en Twitter(@Pontifex) en sus distintos idiomas, que suma más de 12 millones de seguidores.

La cuenta papal en la plataforma de los 140 caracteres fue inaugurada el 12 de diciembre del 2012 en ocho lenguas.

Después, el 17 de enero del 2013 se añadió el latín, que ha despertado un sorprendente interés entre los usuarios.

Alrededor de 3 millones de seguidores seguían la cuenta del papa el 28 de febrero del año pasado, último día del pontificado de Ratzinger, y Francisco continuó con el uso de Twitter de manera cotidiana.

Según los cálculos de monseñor Claudio Maria Celli, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, más de 60 millones de personas reciben los mensajes del Papa, gracias a los “retuits” de los seguidores.

La experiencia de la presencia institucional de la Iglesia Católica en la web es positiva: además del éxito en Twitter, la página de fans de News.va en Facebook tiene 106.812 en su versión castellana; 86.457 en la inglesa y ediciones en otros tres idiomas.

El canal oficial del Vaticano en YouTube tiene 82.492 suscriptores en su edición inglesa, 20.014 en la versión española, 16.806 en la italiana y también posee ediciones en otros cinco idiomas con variable cantidad de suscriptores, de acuerdo a datos del 4 de marzo.

Según el estudio “Internet loves Pope Francis” realizado por 3rdPlace bajo los auspicios de Aleteia.org, Francisco es el líder mundial más requerido en Google con 1.737.300 búsquedas y es también el más mencionado en la web con más de 49 millones de apariciones.

El propio Facebook reconoció en su informe anual “Year in Review” que el Santo Padre fue el ítem sobre el cual más hablaron los internautas.

Al tope de los diez tópicos más comentados en 2013 estuvo el primer Papa latinoamericano de la historia, una noticia que impactó al mundo el 13 de marzo, y una personalidad que prácticamente no abandonó las primeras planas desde entonces.

El dilema de Facebook
¿Por qué el Vaticano evalúa el ingreso de Francisco en Facebook? Diferentes estudios revelan quelas páginas más activas de esta red social a nivel mundial son las religiosas.

¿Qué es lo que determina este éxito? La mayoría de estas “Fans page” son creadas espontáneamente por usuarios de Facebook, no por instituciones religiosas. Además, otro punto favorable es que involucran a los individuos, es decir, que no se limitan a difundir un mensaje sino que comparten contenidos que inspiran a interactuar y crear debate.

Uno de los casos de estudios de éxito es el fenómeno de “Jesus Daily”: más de 23 millones de personas siguen esa página de la citada red social, y es, en números absolutos, la más seguida a nivel mundial.

Elizabeth Drescher de la Universidad Católica de Santa Clara, California, destacó que “las páginas clasificadas como las que más involucran, es decir, que tienen el mayor número de participantes activos sobre su muro, son religiosas. Ésta es una demostración de que los creyentes advierten siempre más que su fe es parte integrante de su experiencia digital”.

¿Qué es lo que determina el éxito de páginas con contenido religioso? Según Drescher, una de las causas es que esas “fans page” fueron creadas por usuarios de Facebook, no por instituciones religiosas.

El factor “iniciativa independiente” es, además, la tendencia y el reto para la presencia oficial de la Iglesia Católica en particular y de otras confesiones religiosas en general.

¿Por qué la duda entonces en entrar a Facebook? En la red social de Mark Zuckerberg es imposible filtrar los comentarios, especialmente los negativos, como insultos, ofensas o contenidos considerados inadecuados por el Vaticano.

Esos juicios negativos no son inmediatamente visibles en Twitter para los seguidores del Papa, pero sí en Facebook.

“Twitterdiplomacia”
Un ejemplo del uso de Twitter por parte de Bergoglio fue la crisis mundial suscitada entre agosto y septiembre por el anuncio de una intervención militar del gobierno estadounidense de Barack Obama en Siria, que rápidamente encontró una alternativa formulada en positivo por parte del Papa y su apuesta por la paz y el diálogo.

El 1 de septiembre el jefe vaticano convocaba a todos los católicos del mundo a una jornada de ayuno y oración por la paz en Siria y Medio Oriente, que fue bienvenida también por otras religiones y confesiones cristianas.

La vigilia de oración en el Vaticano, replicada en miles de ciudades y diócesis del planeta gracias a la difusión viral por parte de católicos en las redes sociales, se llevó a cabo el 7 de septiembre en laPlaza San Pedro.

Más de cien mil personas, entre ellas el autor de esta nota, acompañaron al Papa en esas cuatro horas de oración convertida en “arma de contestación” ante la guerra inminente.

Además de la oración, el ayuno y la diplomacia, un factor que también ayudó a que no se difuminará la sensibilidad por la paz en Siria fue la prolífica actividad de Francisco desde sus cuentas de Twitter.

El 11 de septiembre el blog oficial de Twitter publicó un artículo que analizó la actividad del Papa durante el período de especial tensión entre el gobierno de los Estados Unidos y el de Siria: en tan sólo una semana la mayoría de los “tuits” del pontífice giraron en torno a la paz en Medio Oriente. Por ejemplo, el “tuit” enviado el 2 de septiembre a las 11:40, desde la cuenta en inglés, superó los 10 mil “retuits” (reenvíos).

Fue también Francisco quien usó y viralizó el “hashtag” #prayforpeace, el cual llegó a utilizarse en más de 260 mil ocasiones e incluso cobró “vida” independiente en muchos otros idiomas de la red de microblogging.

“Don de Dios”
El propio Papa en enero pasado se mostró en público favorable al uso de las TIC. En su mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales observó que “comunicar bien nos ayuda a conocernos mejor entre nosotros, a estar más unidos”.

“Internet puede ofrecer mayores posibilidades de encuentro y de solidaridad entre todos; y esto es algo bueno, es un don de Dios”, afirmó el jefe vaticano, aunque advirtió que también existen aspectos problemáticos.

“La velocidad con la que se suceden las informaciones supera nuestra capacidad de reflexión y de juicio, y no permite una expresión mesurada y correcta de uno mismo”. Y alertó que “la variedad de las opiniones expresadas puede ser percibida como una riqueza, pero también es posible encerrarse en una esfera hecha de informaciones que sólo correspondan a nuestras expectativas e ideas, o incluso a determinados intereses políticos y económicos”.

El Papa insistió en esa ocasión en su idea que “entre una Iglesia accidentada por salir a la calle y una Iglesia enferma de auto referencialidad, prefiero sin duda la primera”.

“Gracias también a las redes, el mensaje cristiano puede viajar hasta los confines de la tierra.Abrir las puertas de las iglesias significa abrirlas asimismo en el mundo digital”, afirmó.

Transparencia
Francisco también recurre a las TIC para su principal desafío: ordenar y “limpiar” el Vaticano de los escándalos financieros y éticos que sufrió en los últimos años. Así, aprobó en octubre que elInstituto para las Obras de Religión (IOR) publique en Internet por primera vez su reporte anual. El documento es accesible a quien desee saber cuáles son las cuentas del país pontificio.

El documento del Instituto, conocido por error como “el banco del Vaticano”, indica los movimientos en 2012, de los cuales emerge que el IOR tuvo una utilidad neta de 86,6 millones de euros, lo que ha permitido destinar €54,7 millones al presupuesto de la Santa Sede.

El informe anual no fue una novedad, en cambio sí su publicación abierta a todo el público. “Hay aproximadamente mil millones de católicos en el mundo que tienen derecho de saber que hace este sector de la Santa Sede. También de entender cómo contribuimos con la manutención de la Iglesia en el mundo”, explicaron las autoridades del IOR.

Vía iProfesional

 

395605

Lentes de contacto para diabéticos y gafas inteligentes, coches sin conductor, globos que proveen de conexión Wi-Fi: todo. Algunos de sus últimos grandes proyectos recién conocidos son el desarrollo de un dispositivo que se coloca en el ojo para medir el nivel de glucosa en diabéticos o su inversión económica en un parque eólico en Texas (Estados Unidos).eso y más es Google, que dejó de ser un buscador en Internet para extender sus tentáculos por todas partes, con una política de innovación y compras, encaminada a conquistar el futuro.

En tanto, hace sólo unos días se dio a conocer el acuerdo de adquisición del fabricante de termostatos y detectores de humo “inteligentes” Nest Labs, por un importe multimillonario. Anteriormente, se reveló su compromiso de compra con la empresa de robots Boston Dynamics.

Y estos son sólo unos pocos de los muchos proyectos en los que se está embarcando Google, con inversiones en todo tipo de sectores.

Sobre su estrategia de negocio, la compañía prefiere no revelar detalles, pero Antonio Flores, analista tecnológico senior de la consultora IDC, precisó que se trata de una política empresarialque “le viene obligada” por sus características y su entorno de mercado.

El experto consultado por El Mundo precisó que las empresas tienen dos formas de crecer: de forma natural -con procesos más lentos- o bien con adquisiciones -más velozmente pero de manera más compleja-.

En particular, estaúltima opción exige “buena capacidad financiera” y es “la más adecuada cuando se conquistan nuevos mercados o se crece muy rápidamente”.

Es lógico que “empresas con mucha liquidez continúen comprando durante los próximos años”, porque necesitan colocar el dinero en algún otro lugar además del banco.

Otra de las peculiaridades del mercado tecnológico actual es que cuenta con el surgimiento diario de soluciones innovadoras muy especializadas que “están transformando la sociedad”. Un ejemplo claro es el servicio de mensajería instantánea Whatsapp.

Las grandes tecnológicas, tanto las “modernas” (Google y Facebook) como las “históricas” (IBM o HP), consideran cada vez menos rentable “reinventar la rueda” en sus innovaciones y optan porcomprar soluciones ya creadas para incorporarlas a sus portfolios.

Máximo exponente de la globalización
Según el analista de IDC, “Google es el máximo exponente de la globalización y se podría equiparar casi al sistema nervioso del Planeta”.

En el siglo XIX fueron los científicos los encargados de llevar la humanidad un paso más allá, en el XXI los grandes protagonistas fueron los ingenieros y en el XXI las empresas como el gigante tecnológico son las que transformarán el presente.

El analista Malcolm Lloyd, socio responsable de Transacciones de PwC, se refirió al sector tecnológico y destacó la capacidad de Google y Apple en este mercado.

En un entorno competitivo creciente entre ellos, como el actual, es previsible que el nivel de adquisiciones en el área aumente o al menos se mantenga.

“La tendencia se mantendrá por la propia naturaleza de la actividad tecnológica de estas empresas, que las obliga a mantener una constante innovación de su producto y oferta”, afirmó Lloyd.

El profesor del IE Business School Enrique Dans, experto en tecnología, resaltó el potencial del sector tecnológico, y en concreto el de Google, aunque advirtió sobre su “cada vez más agresiva actitud monopolística”.

Con ciertos proyectos “hipermediáticos”, Google parece que quiere “distraer” al público yhacerle creer que sus intenciones empresariales con sus investigaciones pasan preferentemente por “solucionar los grandes problemas de la humanidad“.

Y lo hace, por ejemplo, con el anuncio de iniciativas como la del auto que conduce solo, los globos aerostáticos que ofrecen conexión en zonas remotas de países pobres u otros que prometen prolongar la vida humana.

Dans consideró que la firma de tecnología es “la más poderosa del mundo, la que más sabe de los usuarios y la que más puede plantearse influir en escenarios visualizados del futuro“.

“Ahora bien”, prosiguió, “eso no significa que ese futuro, al que supuestamente se encamina Google, sea realmente el que la mayoría quiera”.

Un gigante nacido en un garaje

Pasaron 15 años desde que Larry Page y Sergey Brin, dos estudiantes de la Universidad de Stanford, fundaron Google. Estos dos jóvenes nunca imaginaron que su proyecto de fin de carreracambiaría la vida a millones de personas en todo el mundo.

Se conocieron en 1995, en un acto de la universidad de Stanford, cuando tenían 24 y 23 años respectivamente. Ambos tenían un objetivo común: desarrollar un proyecto que les permitiera conseguir información relevante a partir de una gran cantidad de datos.

Un año después, en enero de 1996, los estudiantes inciaron una colaboración para trabajar en unbuscador llamado BackRub. Pocos meses más tarde, la tecnología que utilizaban comenzó a serconocida en todo el campus universitario. Estos dos jóvenes tenían entre manos nada menos que el nacimiento de la mayor empresa del mundo.

En septiembre de 1.998, Larry Page y Sergey Brin desarrollaron, sobre los cimientos de su proyecto de fin de carrera, la primera versión del buscador Google que indexaba alrededor de 25 millones de páginas. Seis años más tarde, en 2004, el buscador reconocía más de 8 billones de sitios.

Primeros pasos
Durante los primeros meses de 1998, Larry y Sergey continuaron trabajando para perfeccionar la tecnología de búsqueda que habían desarrollado. Utilizaron sus dormitorios como centro de datos y oficinas. Con esta infraestructura iniciaron la búsqueda de inversores que les ayudaran a financiar su novedosa tecnología.

Entre estos posibles inversores, se encontraba David Filo, amigo de ambos y uno de los fundadores de Yahoo. Fue él quien los animó a que ellos mismos desarrollaran el proyecto, creando una empresa basada en el buscador.

Aunque el potencial de la idea era enorme, se encontraron con la negativa de muchos portales.

Pese al  viento desfavorable, tomaron la decisión de poner en marcha el proyecto buscar capital para abandonar las habitaciones y acabar de pagar todo el material que habían comprado para los servidores.

Hicieron un plan de negocios y fueron en busca de inversores. Su primera visita fue al amigo de un miembro de la facultad, Andy Bechtolsheim, uno de los fundadores de Sun Microsystems, quien detectó las posibilidades de Google.

Larry y Sergey sólo pudieron mostrarle una pequeña demo que fue suficiente para que, inmediatamente, les diera un

cheque por u$s100.000, a nombre de Google Inc. Pero surgió un pequeño problema: no existía aún una empresa con ese nombre, por lo tanto no podían hacerse con el dinero.

Un par de semanas más tarde decidieron buscar nuevos inversores entre familiares, amigos y conocidos para poner en marcha la compañía

El 7 de septiembre de 1998, Google Inc. ya disponía de oficinas propias en Menlo Park, California. Google.com, todavía en fase beta, tenía unas 10.000 búsquedas cada día y la prensa empezaba a hablar del nuevo buscador y de su excelente funcionamiento.

El nombre proviene de un juego de palabras con el término matemático “gúgol“, cuya pronunciación en inglés es similar a la de “Google” y que se refiere al número uno seguido de 100 ceros.

El uso del término refleja la intención de la compañía de organizar la inmensa cantidad de información alojada en internet.

Grandes hitos

Septiembre de 1.998: Google contrata a su primer empleado, actualmente 44.777 personas trabajan para la compañía. Junio de 2000: dos años después de su creación, Google se convierte en el buscador más relevante del mundo con un índice de 1.000 millones de URL indexadas.Octubre de 2.000: puesta en funcionamiento de la que sería la mayor fuente de ingresos de la multinacional, Google Adwords.

  • Agosto de 2004: Google sale a bolsa con un precio de salida de u$s85 por acción.
  • Octubre de 2006: Google adquiere YouTube, el segundo buscador más relevante al día de hoy.
  • Noviembre de 2007: Android sale al mercado. En la actualidad es el sistema operativo más popular del mundo.
  • Diciembre de 2012: Google Chrome supera a Internet Explorer como el navegador más popular con aproximadamente 750 millones de usuarios.

Google hoy
Pese a que no todas las iniciativas de Google han triunfado ni obtenido el éxito que la compañía esperaba de ellas, la mayoría de los productos de la multinacional son utilizados por millones de usuarios en todo el mundo.

Las cifras hablan por sí solas: más de 425 millones de cuentas de gmail, 10 millones de usuarios de Google Drive, 15 millones de sites analizados por Google Analytics, 1.17 billones de usuarios únicos mensuales, según consignó el sitio Empleo y Emprendedores. Estos números récord difílmente serán alcanzados por otra compañía.

¿Google controla nuestras vidas?
Son muchas laspersonas que se han percatado del inmenso poder de Google, que almacena millones de datos sobre sus usuarios a diario (nuestras búsquedas, contactos, actividad, preferencias, deseos…).

La valiosa información que gestiona y registra la compañía suscita miedos entre muchos usuarios, que se alarman racionalizando el poder real de la empresa.

Algunas voces afirman que la compañía dominará el mundo y que a través de productos como Google Glass la compañía ideada por aquellos dos jóvenes estudiantes controlará nuestras vidas. Nadie sabe dónde estarán los límites para Google, lo que si está claro es la aspiración de sus creadores: “Queremos que Google sea el otro tercio de tu cerebro” (Sergey Brin, fundador de Google).

Vía iProfesional.-

395585Es posible que muy pronto baste con encender la luz para poder conectarnos a Internet, ya que los primeros prototipos de este tipo de conexión conocida como Li-Fi ya empezaron a comercializarse.

Estos sistemas usan una luz normal acoplada a la web que permite enviar datos a un receptor instalado en una computadora, lo que -según sus desarrolladores- resultaría en una conexión mucho más rápida que la que actualmente proporciona el Wi-Fi.

Aunque por el momento los prototipos a la venta son demasiado complejos, se prevé que prontoreduzcan su tamaño y se conviertan en un serio competidor del Wi-Fi en el mundo de la red inalámbrica, informó BBC.

Guiños de luz
La tecnología también es conocida como “Comunicaciones de Luz Visible” (VLC en sus siglas en inglés) y científicos británicos comprobaron que el sistema es capaz de alcanzar una velocidad de transmisión de datos de 10 Gbites/seg.

Con una velocidad de esa envergadura se podría descargar una película entera en tan sólo 30 segundos.

Para lograr esto, el dispositivo Li-Fi hace circular los datos a través de unas luces intermitentes que emiten guiños a una gran velocidad, imperceptible para el ojo humano.

Pero esto no significa que usando este tipo de conexión no se pueda navegar a oscuras.

Más capacidad
Uno de los problemas del Wi-Fi es que a medida que aumentan este número de conexiones, lafrecuencia de onda que usan se ve cada vez más saturada, pero el Li-Fi resolvería este inconveniente.

“El Wi-Fi ha sido tan exitoso que hemos instalado muchos e interfieren los unos con los otros reduciendo la velocidad de transmisión de datos y con esto tenemos una oportunidad de obtener una capacidad adicional“, explicó a la BBC el profesor Harald Haas, Jefe de Comunicaciones de la Universidad de Edimburgo y uno de los principales padres de esta tecnología.

Haas destacó que el hecho de que las ondas de luz no puedan atravesar paredes, tal y como pasa con el Wi-Fi, hace también que la conexión sea mucho más segura y difícil de piratear.

Además, Internet Li-Fi no causa interferencias electromagnéticas, por lo que supone una forma segura de navegar en internet en lugares como el interior de un avión.

Comercialización
Sin embargo, este sistema también tiene sus desventajas, señaló BBC.

Sus costos de instalación son todavía elevados y su alcance es limitado.

Pero se estima que, una vez en marcha su comercialización, el costo de conectarse a una red Li-Fi podría ser considerablemente inferior al Wi-Fi.

Los británicos no son los únicos desarrollando esta tecnología. En 2013, científicos chinos presentaron su propio prototipo en la Feria Industrial de Shanghai.

Por el momento, Haas ya está comercializando el suyo a través de la empresa PureLiFi y piensa exponerlo en el Mobile World Congress de Barcelona que arranca la próxima semana.

395217Si su sueño es despedirse de sus jefes en una gran multinacional, crear su propia empresa y en cinco años venderla por más de lo que ellos ganarían en mucho tiempo, debe estar muy celoso de Jan Koum (37) y Brian Acton (44).

Estos jóvenes, ex empleados de Yahoo, son hoy el nuevo “modelo a seguir” de los entrepeneurs.Creadores del popular Whatsapp, se convirtieron en los flamantes dueños de parte de los u$s19.000 millones pagados por Facebook, la misma empresa que en 2009 le cerró las puertas a uno de ellos.

Y lo lograron gracias a una aplicación usada hoy día por 450 millones de personas en el mundo, en un momento en que la red social de Mark Zuckerbergbusca adueñarse de las apps más utilizadas – ya había adquirido Instagram – en los dispositivos móviles.

De Ucrania a Silicon Valley
Hace más de 20 años nadie hubiera apostado un dólar por el futuro de Jan Kuom, el creador de la idea que daría vida a WhatsApp.

En 1992, un Koum adolescente y su madre se instalaban en Califonia, Estados Unidos, después de haber abandonado Ucrania. Madre e hijo sobrevivían gracias a las ayudas del Estado y residían en un departamento de dos habitaciones en Mountain View, pleno Silicon Valley.

Mismo, el ahora CEO de WhatsApp barría los pisos de un comercio para colaborar con la economía del hogar en la misma ciudad donde luego establecería su servicio de mensajería, según señaló Forbes.

Koum nunca fue un estudiante modelo, pero le apasionaba la informática y sus primeros pasos en esta dirección los dio a través de manuales que conseguía en una librería y devolvía poco después para no pagarlos.

Según el inversor Jim Goetz, titular de Sequoia Capital, el fondo que vio como se disparaban sus ganancias gracias a la venta de WhatsApp, la infancia de Koum tuvo mucho que ver con el nacimiento del servicio de mensajería.

La aplicación, que da mucha importancia a la privacidad de los mensajes, estuvo influenciada, según él, por “el auge de un país comunista con una policía secreta”.

“La infancia de Jan le hizo apreciar la comunicación no pinchada”, escribió Goetz en su blog.

Al igual que Mark Zuckerberg y Bill Gates, Koum nunca terminó sus estudios universitariosLos dejó para volcarse al trabajo que había conseguido como ingeniero de infraestructuras en Yahoodonde se desempeñó durante nueve años y conoció a Brian Acton.

Este último tuvo una infancia totalmente diferente. Su padre adoptivo había intentado ser jugador profesional de golf y su madre tenía un negocio de carga aérea, según la revista Wired UK.

Ambos definieron su paso por Yahoo como “frustrante”, motivo por el que en 2007, decidieron abandonar sus puestos para emprender un viaje de un año por Sudamérica, según consignó BBC Mundo.

Al regresar, Acton aplicó en Facebook, pero la compañía de Zuckerberg no lo contrató.

Facebook me rechazó. Era una gran oportunidad para conectarme con algunas personas fantásticas. Espero la próxima aventura de la vida”, tuiteó en aquel momento. Unos meses antes, en mayo, Acton había sido rechazado por otro gigante del sector: Twitter.

¿Por qué WhatsApp?
Al no conseguir trabajo, finalmente Acton decidió unirse a Kuom quien ya había empezado a delinear el emprendimiento. Juntos alquilaron un despacho en Mountain View, a pocos metros de donde Koun y su madre recibían el subsidio estatal para comprar alimentos.

El plan incial era crear una aplicación que fuera capaz de anunciar el estado de todos los contactos que poseía el usuario en el teléfono con aclaraciones de tipo “estoy en el gimnasio” o “sin batería”.

Pero la idea evolucionó hasta convertirse en un sistema de envío de mensajes gratuitos entre números de teléfono de todo el mundo, sea cual fuere el país en el que se encuentren.

La empresa emergente creada en 2009 tomó su nombre de un juego de palabras de la expresión “What’s Up”, que quiere decir “Qué hay de nuevo”, según aclara su página web.

Lo novedoso de la aplicación fue que los jóvenes se negaron a invertir un solo centavo en publicidad, y aún así en 2011 su creación ya era una de las 20 aplicaciones más compradas en la tienda de apps de Apple en Estados Unidos.

“Creemos que este modelo nos permitirá convertirnos en el servicio de comunicación del siglo XXI, y proveer al usuario de la mejor manera de mantenerse en contacto con amigos y familia sin que se interponga la publicidad”, aseguraron los fundadores del chat.

Dado su éxito, grandes inversores cortejaron a la nueva “niña bonita” de las aplicaciones móviles. Pero el pretendiente ganador fue Sequoia Capital, con una oferta inicial de u$s8 millones.

Una ganancia récord
En apenas dos años el fondo de inversión Sequoia Capital vio como u$s60 millones totales invertidos en WhatsApp se convirtieron en u$s3.400 millones. De esta manera, su venta representa una ganancia de 2.000% 

Sequoia forma parte de la historia de Silicon Valley, porque gracias a sus fondos comenzaron empresas como Yahoo, Google, Apple, Kayak, Paypal, Linkedin, YouTube y WhatsApp.

En 2011, el fondo apostó por la mensajería instantánea creada por los dos ex empleados de Yahoo y, al momento, Sequoia es el único socio financiero conocido en la empresa de 55 empleados que compró Facebook.

Las compañías en las que participó Sequoia como inversor inicial suponen hoy más de la mitad de la capitalización bursátil del mercado Nasdaq, es decir, alcanzan un valor conjunto muy superior al billón de dólares, cuando en 2003 apenas suponían un 10%.

La apuesta de Facebook
Mark Zuckerberg, el máximo responsable ejecutivo de Facebook, contactó por primera vez al máximo responsable de WhatsApp, Jan Koum, a principios de 2012. Lo invitó a tomar café en la pastelería de Los Altos, California. Hablaron durante más de dos horas, según una persona familiarizada con ellos.

En poco tiempo se hicieron amigos y se encontraban con frecuencia para cenar y caminar juntos al aire libre, entre otras actividades.

El 9 de febrero, Koum, de 38 años, fue a cenar a la casa de Zuckerberg en Palo Alto, California. Fue en ese momento cuando la conversación sobre un posible negocio adquirió visos más concretos, indicó la fuente.

Los dos hablaron al principio sobre cómo podrían trabajar juntos en la iniciativa Internet.org de Zuckerberg para conectar el mundo con aparatos móviles.

Zuckerberg, de 29 años, propuso luego una fusión de sus compañías y que Koum se incorporara al directorio de Facebook. Koum se tomó unos días para pensarlo.

Cinco días después, el 14 de febrero, Zuckerberg cenaba en casa con su esposa en pleno festejo de San Valentín cuando apareció Koum, frutillas en mano. En ese momento fue que concretaron la cuantiosa cifra.

Hoy, las dudas de los especialistas se ciernen en torno a si esta operación significa un “manotazo de ahogado” por parte de Facebook para garantizar su superviviencia, dado que perdió un 7% de sus usuarios en los últimos seis meses.

Para muchos la venta se trató de una “jugada maestra” para ambas empresas ya que consideran que WhatsApp se aseguró una cifra envidiable mientras que Facebook, su futuro.

Es que hace tiempo que la prioridad de Zuckerberg es transformarse en un referente del “mundo móvil”  al ver que algunos servicios que parecían ir por un camino separado al de Facebook, hoy en día son su propia competencia.

WhatsApp aparecía como la principal atracción al  funcionar como una red simple con grupos de contactos con los que comparte fotos, chistes, anécdotas y donde se concretan encuentros entre amigos, el mismo objetivo que tuvo el propio Zuckerberg al fundar Facebook.

¿Vale tanto?
Con su venta por u$s19.000 millones, la pareja de amigos superó a todos los jóvenes emprendedores convertidos en millonarios como lo son Janus Friis (38), fundador de Skype, quien vendió su idea a Microsoft por u$s6.000 millones, o Kevin Systrom (31) y Mike Krieger (28) que recibieron u$s1.000 millones de Facebook por su app Instagram.

Algunos se preguntan si WhatsApp realmente vale u$s19.000 millones y existen todo tipo de conjeturas sobre si Facebook será capaz de rentabilizar tamaña inversión.

Otros opinan que integrar en su equipo a dos jóvenes que lograron todo esto en cinco años y gastando cero en publicidad, bien vale su precio.

Vía iProfesional

FacebookEsta semana , la gran red social, ha cumplido 10 años. Con más de 1230 millones de usuarios activos, la red social de Mark Zuckerberg se ha convertido en uno de los servicios de mayor peso en la red; un lugar en el que es fácil registrarse pero que, sin embargo, nos ofrece un “contrato” que no todos los usuarios leen ni tampoco conocen.

Las condiciones de servicio, también conocidas como “términos de servicio” o ToS, son una serie de clausulas que encontramos cuando nos registramos en un servicio, vamos a usar por primera vez una aplicación o estamos instalando un software. Clausulas escritas, normalmente, en lenguaje jurídico (o pura verborrea legal, según se mire) y que describen cuáles son las condiciones de uso de un servicio determinado, qué se hace con nuestros datos, qué responsabilidades tenemos o qué obligaciones tiene el prestatario de los servicios.

Si bien sería lógico que este tipo de clausulas fueran fáciles de entender por los usuarios, la realidad es que están redactadas para ser un galimatías de tal calibre que los usuarios las aceptan sin revisar y sin leer. Si en Celularis hace unos días hablaron de las condiciones de WhatsApp y de las clausulas que los usuarios aceptaban sin leer, no es el único servicio que “casi” nos hace vender nuestra alma para poder usarlo; cualquiera de las redes sociales que usamos también tienen sus clausulas abusivas y, dado que en esta semana Facebook ha cumplido 10 años, vamos a poner el foco en la red social de Mark Zuckerberg para analizar qué condiciones hemos aceptado en Facebook, seguramente, sin haberlas leído.

Navegar y navegar por las clausulas

Las clausulas que definen las condiciones de Facebook, afortunadamente, están en castellano y, por tanto, se rompe un poco la barrera del idioma. Sin embargo, a pesar de la traducción, Facebook deja claro que lo que estamos leyendo es una traducción de un texto escrito en inglés de Estados Unidos y que, por tanto, el que prevalece como vinculante (el que aceptamos como contrato) es la versión en inglés así que si hay errores en la traducción no se tienen en cuenta desde el punto de vista de Facebook.

Partiendo de esta base, el texto que encontramos en las condiciones de Facebook, y que nadie suele leer, está estructurado en 19 bloques que, a su vez, se expanden por un buen número de páginas “aclaratorias” con más ramificaciones y que intentan explicar (aunque es fácil perderse entre tanta página) qué es lo que hace Facebook con nuestros datos y con la información que generamos en su plataforma.

 

Facebook

Tus datos, mis datos, nuestros datos

  • Aunque Facebook indique que somos los propietarios de los derechos de los contenidos que subimos (nuestras fotos, nuestros vídeos…), la red social de Mark Zuckerberg se auto-atribuye una licencia de uso mientras seamos usuarios del servicio y, por tanto, puede usar nuestros contenidos o los que generemos en aplicaciones conectadas con Facebook. Dicho de otra forma, cuando subimos una foto a Facebook, el servicio tiene derecho de usarla y puede mostrar nuestra foto de perfil en el widget que se usa en una web o usar un vídeo subido en otra sección aunque, eso sí, la visibilidad de los contenidos depende de nuestra propia configuración de privacidad (y si hemos acotado la visualización de los contenidos que hemos publicado).
  • Cuando eliminamos un contenido de Facebook, no es descabellado pensar que éste desaparezca de la red social; sin embargo, las cosas no son tan simples. Facebook nos avisa que aunque borremos algo puede que no desaparezca del todo porque, como buena empresa tecnológica, guarda copias de seguridad de sus bases de datos y contenidos y los retiene durante un tiempo para poder recuperar información. Por tanto, aunque borremos algo, lo más seguro es que Facebook lo siga conservando.
  • Que una aplicación acceda a nuestros datos, según Facebook, es algo que depende de nosotros. Facebook se asegura de mostrar qué información y acceso requiere la aplicación conectada y queda de nuestro lado aceptar estas condiciones de la aplicación (y compartir nuestra información con un tercero).
  • Por el hecho de usar Facebook, los usuarios nos convertimos en “producto” de los anunciantes de la plataforma. Al registrarnos estamos aceptando tácitamente que Facebook use nuestra foto de perfil, nuestro nombre o nuestros contenidos para sus campañas publicitarias o algoritmos de segmentación; de esta forma, usan nuestros datos para modelar la publicidad que vemos o la que puedan ver otros usuarios (indicando a nuestros amigos que a nosotros nos gusta una determinada marca). Nuestra implicación en la publicidad es obligatoria y, por supuesto, no recibiremos dinero alguno por nuestra participación.
  • Al usar Facebook consentimos que nuestros datos se almacenen en Estados Unidos y, por tanto, les aplique la legislación vigente en el país. De todas formas, hay una curiosa excepción para los usuarios de Alemania que cuentan con unas condiciones especiales tras los distintos procesos legales contra la red social en este país.

Data Center Facebook

Seguridad y protección de los usuarios

  • Facebook no garantiza que su plataforma sea segura; sí que es cierto que impone ciertas “reglas de uso” y mecanismos para informar si nos topamos con usuarios que ejerzan de stalkers, publiquen contenidos violentos, sean spammers o realices actividades comerciales fuera de las normas establecidas.
  • Para poder registrar una cuenta en Facebook, el usuario debe ser mayor de 13 años y ofrecer información real (nada de nombres falsos o registrarnos suplantando a otra persona). De hecho, al registrarnos, uno adquiere una serie de compromisos con Facebook que, teóricamente, debemos cumplir: mantener actualizada la información de contacto, no compartir nuestra contraseña (aunque esto debería ser obvio), no transferir la cuenta a un tercero, usar datos reales y, además, acatar que Facebook pueda reclamar (y quitarnos) nuestro nombre de usuario porque una marca lo reclame o se queje.
  • Facebook se reserva el derecho de retirar contenidos publicados si considera que violan sus políticas o si alguien ha denunciado una violación de derechos de propiedad intelectual. Además, para los usuarios reincidentes, Facebook puede considerar la desactivación de las cuentas sin previo aviso.

Facebook y Estados Unidos

Los derechos del usuario

  • Facebook puede cambiar las condiciones del servicio cuando quiera, es algo que deja bastante claro. Si bien es cierto que avisará a los usuarios, en el momento que se apliquen los cambios y sigamos usando el servicio, la red social de Mark Zuckerberg asumirá que los hemos aceptado.
  • Nuestra cuenta puede darse de baja o desactivarse tanto si lo solicitamos nosotros mismos como de manera unilateral por parte de Facebook (por ejemplo, por un mal uso). La desactivación es temporal, es decir, podemos volver a Facebook y reactivar la cuenta sin que los datos se hayan perdido. En el caso de eliminar nuestra cuenta, Facebook eliminará nuestros datos aunque, eso sí, con la prerrogativa que comentábamos al inicio: las copias de seguridad se mantienen.
  • Aunque eliminemos nuestra cuenta del servicio, Facebook mantiene vigente algunas clausulas de sus condiciones de servicio y, además de mantener los backups, los likes que hayamos hecho o los contenidos que se hayan compartido como “públicos”.
  • Facebook es una empresa estadounidense, por tanto, la legislación que aplica es la de su país: la ley estadounidense de protección de los derechos de autor (Digital Millennium Copyright Act) o la ley de protección de la privacidad de vídeo (Video Privacy Protection Act, VPPA) y, en caso de demanda, el fuero que aplica es el del tribunal del Distrito Norte de California o en un tribunal estatal del Condado de San Mateo. Además, Facebook queda exenta de toda responsabilidad por nuestros actos y en caso de demanda por algo que hayamo hecho, ellos permanecerán al margen.
  • Facebook no ofrece garantías de disponibilidad del servicio ni tampoco se hace responsable de lo que hagan los usuarios, ellos redactan un código de conducta que intentan que se cumpla pero tampoco garantizan que esto vaya a ocurrir en el 100% de los casos.
  • Si Facebook no cumpliese alguna de sus clausulas, no pasa nada. Que Facebook no cumpla no invalida el contrato y si hay alguna clausula que no se pueda cumplir por motivos técnicos o legales tampoco pasa nada, todo lo demás sigue siendo de aplicación.

Si tras leer todo esto te queda alguna duda con respecto a tus derechos en Facebook, la red social lo resumen muy bien al final de su contrato: “Nos reservamos todos los derechos que no te hayamos concedido de forma expresa”.

Vía: Alt140

A %d blogueros les gusta esto: