archivo

Gestión

1872024Un grupo de emprendedores, entre los que hay varios argentinos, está trabajando junto a inversores y el gobierno local para que Miami se transforme en la ciudad que atraiga a lasstartups latinoamericanas que quieran hacer pie en el mercado estadounidense. Como en tantos otros aspectos, Miami quiere ser también la puerta de entrada de los negocios latinos de internet a Estados Unidos. “Nuestro proyecto es convertir a Miami, dentro de cinco a diez años, en un ecosistema diversificado que hoy no es grande, pero que tiene todo para serlo”, dice Demian Bellumio, un argentino que emprende en Miami desde hace más de veinte años.

Este objetivo viene a resolver un problema hasta ahora insalvable tanto para los inversores estadounidenses como para los emprendedores latinos. A los primeros les cuesta el ecosistema latino, que, por su idiosincrasia y la distancia física y cultural, les resulta lejano y les provoca desconfianza. “Hay un puente roto entre Silicon Valley y América Latina”, dice Demian Bellumio,fundador del ecosistema de emprendedores argentinos Palermo Valley y actualmente al frente de FoundersLatam, una empresa que detecta y entrena emprendedores y startupsen compañías de alcance global.

Entonces, un ecosistema en Miami les aseguraría a los inversores participar de negocios con reglas de juego claras y que ellos ya conocen.“Miami, al mismo tiempo que tiene una cultura cosmopolita, tiene las seguridades y la institucionalidad norteamericana”, explica Marco Giberti, emprendedor y angel investor con más de veinte años de experiencia en compañías de medios de comunicación, internet y marketing directo. Por su parte, a los emprendedores latinos les permitiría superar la fase dos de toda reunión con inversores: igual que en las citas, ellos quieren que los vuelvan a llamar. “Es bastante fácil reunirse con inversores de Silicon Valley, pero las chances de prosperar son muy bajas. El 90% de los inversores de Silicon Valley invierte en Silicon Valley”,dice Demian. Ese es el círculo vicioso que quiere romper el plan Silicon Beach.

La idea es mucho más que una suma de buenas intenciones: hay capitales privados sosteniéndola y una estrategia amplia por parte del gobierno local, que busca hacer de Miami una ciudad atractiva cultural y tributariamente para los jóvenes techies de todo el mundo. Miami está ofreciendo exenciones impositivas que, junto con un costo de vida históricamente menor que el de otras ciudades de Estados Unidos, hace que emprender allí llegue a ser entre 30 y 50% más barato que en San Francisco o Nueva York. 

Pero Miami tiene algunas otras ventajas sobre el resto de Estados Unidos. Es diversa, bilingüe y acogedora para todo tipo de inmigrantes, no solo los latinos. De hecho, el plan de esta nuevaSilicon Beach incluye a emprendedores europeos que quieran hacer pie en Estados Unidos. A esto, la ciudad le está sumando el atractivo de contar con una masa crítica de jóvenes universitarios que responden a la demanda de puestos de trabajo que requerirá la llegada de un nuevo sector a la ciudad. “En San Francisco es muy difícil retener talentos. O se los lleva otra compañía o se van a fundar una empresa propia. En Miami hay una cultura joven de querer participar del nacimiento de algo grande, y será más fácil retenerlos”, dice Marco Giberti.

A esto, el gobierno local le está sumando una participación activa en el negocio de internet, a través de Venture Hive, una aceleradora impulsada y financiada por la Miami Downtown Development Authority. En Venture Hive está Fernando Cuscusela, que después de emprender en Buenos Aires su empresa Everypost, una aplicación móvil para gestionar contenido de redes sociales desde un único lugar, se fue a Miami. Everypost fue elegida por el gobierno local entre otras veinte empresas de todo el mundo, entre ellas tres argentinas. Recibieron veinticinco mil dólares y oficinas en la ciudad. “A cambio de nada”, dice Fernando, que rescata que en Florida hay menos competencia y por lo tanto más posibilidad de que los inversores se fijen en su proyecto. “Lo bueno es que se puede emprender desde Miami sin necesidad de desarrollar en la ciudad. Muchas empresas siguen desarrollando en sus países, y en Miami organizan su fuerza de ventas”, cuenta Demian Bellumio.

No es la primera vez que se habla de Miami como la Silicon Beach. También tuvo su momento de ciudad tecnológica en los tempranos noventa, cuando prácticamente todas las puntocom de América Latina, principalmente de la Argentina, que fue el país que más aprovechó el negocio de las primeras páginas de internet, montaron sus operaciones desde las oficinas en Miami. Lo de operaciones era claramente un eufemismo, porque casi ninguna tenía algo para vender, salvo a sí mismas. Todas las puntocom latinas, incluso las que trascendieron, como MercadoLibre, Despegar, Patagon -el primer banco online, fundado por Wenceslao Casares-, DeRemate, o GauchoNet -la primera empresa de internet argentina vendida a una multinacional (Terra, la empresa de internet del grupo Telefónica)-, se instalaron en Miami, que se ganó por entonces el apodo de Silicon Beach y amenazó con competir conSilicon Valley como centro de innovación en tecnología, un lugar que en la actualidad, veinticinco años después, quiere recuperar.

Aquella Silicon Beach murió en los 2000, cuando la lógica del mercado, que dice que no se puede invertir dinero en algo que no genera, no ya ganancias, sino ingresos, reventó la burbuja de internet y con ella arrastró a la mayoría de los emprendimientos regionales. Aquella explosión se llevó puestos a los incipientes ecosistemas de emprendedores, que tuvieron que empezar a vivir con lo propio y a hacer muchos esfuerzos para que los grandes inversores, que habían aprendido la lección y desde entonces se dedicaron a alimentar casi exclusivamente a empresas de Silicon Valley-o, más recientemente Nueva York o San Francisco, ciudades que en los últimos años parieron empresas como Google, Facebook o Twitter-, desviaran cinco segundos su mirada a un negocio llegado desde el sur del río Colorado.

Mientras tanto, desde mediados de 2000 fueron creciendo en América Latina pequeños centros de innovación, como San Pablo, Santiago, Buenos Aires, Bogotá y México DF, que incuban y hacen crecer, con limitaciones de acceso al dinero, a las nuevas empresas de internet latinoamericanas. El problema de estos ecosistemas es que su propia industria de tecnología es demasiado pequeña: el único que es verdaderamente grande, San Pablo, está más preocupado en generar empresas para el mercado brasileño que compañías globales que dominen la región.

Miami, mientras tanto, se dedicó a otra cosa, fundamentalmente a atraer turistas, a alimentar el negocio de los cruceros y a tentar a estadounidenses que quieran vivir en ella. “Hace veinte años Miami era un centro de retirados, en los noventa se puso más high tech y hace cinco o seis años está teniendo un salto cultural que hace que esté dejando de ser solo un centro de vacaciones. Y esa movida cultural está atrayendo gente joven”, dice Demian, que en Miami fundó empresas que levantaron 200 millones de dólares. Para romper con aquella idea de que hacer base en Miami sólo es útil para levantar capital, pero que no sirve como estrategia para desarrollar el negocio, Demian asegura que cualquier empresa de tecnología que quiere hacerse fuerte en Estados Unidos necesita presencia en tres ciudades: San Francisco, Nueva York y Miami.

Un ejemplo es Open English, la empresa de internet para aprender inglés, que se instaló en Miami y desde allí levantó más de 100 millones de dólares de inversiones, y anunció que se hará pública (es decir, cotizará en la bolsa de empresas electrónicas Nasdaq) en unos meses más. La otra llegada importante es la de Endeavor, la fundación que impulsa el emprendedorismo, y que abrió hace pocos meses en Miami su primera oficina en Estados Unidos. La presencia de Endeavor es, al menos para los latinoamericanos, la señal de que hay un clima de negocios propicio para crear y hacer crecer empresas, y para los inversores es el sello de garantía de que hay una masa crítica de emprendedores que los obligue a prestarles atención. Detrás de su llegada a Miami está la Knight Foundation, creada por una familia que tenía una cadena de periódicos en veinte ciudades de Estados Unidos y que, luego de vender el negocio de los medios, se dedica a invertir en innovación en las ciudades donde tenía sus diarios. Tiene 200 millones de dólares por año para invertir, y Miami es su startup city. 

Fue la Knight Foundation la que llevó a Endeavor y la que financia los eventos tech que organiza Mia Collective, la empresa de Bellumio y Giberti, entre otros. El epicentro de este incipiente ecosistema es Wynwood, un distrito al norte del centro de Miami que se está convirtiendo en el área cool de la ciudad, una suerte de Brooklyn, donde se está invirtiendo en oferta cultural. “Miami no va a ser San Francisco ni tampoco queremos que lo sea. San Francisco es aburrida como ciudad”, dice Demian.

Los impulsores de este plan saben que la receta del éxito es atraer a empresarios talentosos de una región emergente y mezclarlos con el sistema financiero de Estados Unidos. Al mismo tiempo, debe tener una “nave nodriza”, como Google en Silicon Valley, Microsoft en Seattle y Dell en Austin, que impulse la innovación local. Quizá la desarrolle o quizá la importe de América Latina.

Por Sebastián Zírpolo | @Se_Bass

 

¿Qué aptitudes debe tener una persona para iniciar, de manera exitosa, su propio negocio? ¿Qué define a un emprendedor? ¿La habilidad para dirigir una empresa es innata o puede desarrollarse en el tiempo?

En esta infografía te compartimos una idea (inspirada en el Hombre de Vitruvio de Leonardo Da Vinci) sobre qué factores -internos y externos- influyen en una persona para convertirse en emprendedor, y después, en empresario:

adn_entrepreneur_infografia

doer_0314¿Eres de los emprendedores que dependen de los fondos del gobierno, de las aceleradoras, de los fondos de capital semilla o de los concursos para detonar tu nuevo proyecto? ¿O eres de los emprendedores apasionados de su idea, que creen poder llegar muy lejos, que están arriesgando todo lo que tienen para sacar adelante su proyecto y están enfocados en dedicar todo su tiempo y esfuerzo para validar su modelo de negocios antes de levantar capital externo?

Los ‘Dependedores’ pierden su tiempo queriendo crecer desordenadamente. Creen que el dinero es más importante que el tiempo y que una inversión externa o capitalización grande es garantía de éxito.

En Silicon Valley, los emprendedores exitosos recorrieron previamente varias etapas de validación para poder escalar y recibir capital externo. En México, existen muchos emprendedores que están vendiendo su empresa en etapas muy tempranas. Difícilmente lograrán los resultados esperados, y si algunos lo logran, les durará poco tiempo ya que probablemente de principio no iniciaron su proyecto con pasión, dispuestos al riesgo y a no soltar participación accionaria prematuramente; por el contrario, empezaron queriendo compartir su miedo con alguien externo al abrir sus empresas a fondos sin antes conocer el potencial de su startup. Cuando una persona tiene miedo es porque no sabe a lo que se enfrenta o cómo hacer que funcione su empresa, por lo tanto busca cómplices en su fracaso.

En etapas tempranas de tu emprendimiento el dinero no es necesario, especialmente para proyectos digitales. Lo que más necesita tu startup es dedicación y tiempo para validar tu negocio y lograr las métricas necesarias para alcanzar, primero, la etapa de recurrencia, frecuencia y viralidad; y, posteriormente, la de escalamiento, donde eres atractivo para los inversionistas.

Si demuestras que tienes un negocio donde tus “early adopters” o clientes de inicio no sólo regresan frecuentemente sino también están pagando por recibir tus servicios a cambio, esto significa que agregas valor. Es en esta etapa que logras el Investor Readiness que Steve Blank, profesor de Stanford y mentor de muchas empresas en California, usa para medir qué tan listo estás para recibir inversión externa. Para pasar esta prueba es fundamental contar con métricas validadas para tener una mejor postura de negociación ante un fondo de inversión. En ThePool nos dedicamos a que te familiarices con la metodología y navegues el crecimiento de tu startup de manera más controlada.

Existen pocos casos de éxito en el país que de un Startup Weekend (queriendo navegar las aguas del emprendimiento y con tan sólo una idea convincente) fuera aceptado por una aceleradora, recibiendo capital semilla a cambio de participación accionaria y logrando una tracción positiva que, potencialmente, le dará para alcanzar las métricas y logros necesarios para recibir una ronda de capitalización más significativa.

Éste es el caso de MyCoffeBox (un servicio de membresías online para recibir café de altura cada mes), donde Luis Miguel Coutiño, su fundador, supo tangibilizar esta oportunidad. Pero primero que nada, este emprendedor tiene una gran pasión por el café. Él se ve a sí mismo vendiendo café por muchos años más. Su negocio cumple con su propósito de vida; lo demás es dedicación y convicción por su proyecto.

Conviértete en un líder que “se la cree”, apasionado de sus ideas y decidido a triunfar sin miedo a las barreras que te enfrentes. Todo se resume a encontrar la pieza faltante en el rompecabezas para agregar valor a tu mercado meta. No necesitas nada más. Por esta razón, emprender no se puede enseñar y no es fácil encontrar un producto que agregue valor o resuelva una necesidad al mismo tiempo que el líder o emprendedor
a) sea apasionado de su negocio
b) tenga las destrezas necesarias para llevarlo a cabo
c) sepa cómo monetizar su talento

Lo que sí puedes aprender son metodologías y herramientas para fortalecer destrezas y mejorar técnicas de ejecución para crecer tu negocio. Un emprendedor serial nunca deja de aprender y es 100% fiel a los datos; busca contar con métricas accionables para iterar constantemente su modelo de negocio hasta que encuentra el modelo idóneo para su cliente.

Emprender es una convicción de inicio, luego se trata de perseguir tu pasión y finalmente de dedicación a tu proyecto. Son etapas que no puedes brincarte. Pocos emprendedores son privilegiados con saltarse alguna de ellas o pasar muy rápido por alguna etapa. Es un proceso que cada proyecto debe pasar y hay tiempo para cada una.

No me mal entiendan, no digo que un proyecto nunca debe levantar capital, sólo digo que al principio no es necesario. Requiere de la dedicación de cada fundador tiempo completo en iniciar y validar su proyecto para después confirmar tener un modelo de negocios que sí funciona y posteriormente validar métricas, que a los inversionistas les encanta. Así, podrás contar con una mejor valuación, mayor poder de negociación y más importante, menor dilución y mayor valor agregado a tus socios o accionistas.

No seas dependedor y sé sincero con tu proyecto para aceptar en la etapa que te encuentras y entender cómo seguir creciendo. Identifica si el negocio que pretendes crear vale la pena que lo desarrolles y que no será una pérdida de tiempo por falta de pasión o amor al negocio.

Es importante saber evaluarte con las métricas necesarias del momento, no todo es ventas. Al principio es más importante dominar que es tu negocio ideal, medir qué tanta gente usa tu producto o servicio y con qué frecuencia. Acércate a ThePool para conocerte mejor, aprender más de las etapas de una startup y entender cómo evaluarte o medirte en cada una de ellas para lograr crecimiento controlado. Minimiza tu riesgo.

Excelentes Notas en http://www.soyentrepreneur.com

toxicos_empleados_0713Desde un proceso de contratación a consciencia hasta un programa de entrenamiento intensivo; quizás hayas hecho todo lo que estaba en tus manos para encontrar y preparar a los mejores empleados para tu empresa. Pero no existe ningún sistema completamente infalible, y a veces una ‘manzana podrida’ puede colarse en tu equipo.

Claramente, algunas personas necesitan sólo un cambio de dirección para ir por el buen camino, por lo que corregir ciertos comportamientos debe ser tu primer paso. Pero en otras ocasiones, los empleados pueden ser tan tóxicos que podrían contaminar todo tu espacio laboral, afirma Suzanne Benoit, fundadora de Benoit Consulting Services.

“Puedes tener a alguien que sea muy bueno, pero que hace que otras personas de la oficina se vayan llorando a casa”, dice Benoit. “Si tienes personas que están interfiriendo con el desempeño de otros, entonces debes considerar despedirlas”.

Es una buena idea consultar con un consejero legal antes de despedir a alguien por su comportamiento, de tal manera que te protejas. Pero en la experiencia de Benoit existen tres tipos de empleados que te conviene sacar de tu empresa cuanto antes:

1. El intocable
Si alguien se ha hecho a sí mismo “invaluable” o ha construido una relación demasiado cercana a alguien poderoso dentro de la empresa y está usando su posición para molestar a otros o recibir un tratamiento preferencial, la situación puede convertirse en dañina para tu empresa. Benoit ha visto situaciones en las que el dueño de la empresa ha renunciado a mucho control y se lo ha otorgado a un asistente o subordinado, al grado de temer despedir a esa persona.

Quizás tu asistente o alguien de tu equipo esté cruzando la línea de su autoridad; o un vendedor novato está dando órdenes en toda la oficina. Si ves este tipo de comportamiento o sientes que hay una sensación de superioridad en algún empleado es momento de investigar la fuente y de ser necesario despedir.

2. El agitador
Éste es el tipo de personas que pone a un colega contra otro usando los chismes, los rumores o las insinuaciones. El agitador puede encontrarse en el centro de cualquier drama oficinista, posiblemente observando y hasta comiendo unas palomitas. Y mientras que los argumentos pudieran parecer sin sentido, esta persona está causando alteraciones repetidas en el espacio de trabajo, lo que disminuye tu productividad y la lealtad de los empleados.

Cuando hay una discordia repetida en tu oficina, fíjate en la persona que parece estar orquestándola; probablemente tratando de actuar como ‘intermediario’ o incluso comentándote varios eventos que ocurren en la oficina con el fin de involucrarte. Después, ten una discusión franca con esa persona de tus expectativas sobre cómo esperas que se comporte tu equipo. Si eso no funciona, debes despedir.

3. El renegado
A pesar del entrenamiento y de la corrección constante, esta persona simplemente no sigue las reglas y pone tu empresa en peligro. Ya sea no usando el casco protector en espacios de construcción o tomando decisiones que no están autorizados para tomar, los renegados están determinados a hacer las cosas a su modo.

Este tipo de actitudes pueden terminar en una pérdida de clientes o hasta en amenazas para la seguridad. Y lo peor: cuando otros empleados vean que no todos siguen las reglas, podrían generarse más renegados.

Por: Soy Entrepenur

395217Si su sueño es despedirse de sus jefes en una gran multinacional, crear su propia empresa y en cinco años venderla por más de lo que ellos ganarían en mucho tiempo, debe estar muy celoso de Jan Koum (37) y Brian Acton (44).

Estos jóvenes, ex empleados de Yahoo, son hoy el nuevo “modelo a seguir” de los entrepeneurs.Creadores del popular Whatsapp, se convirtieron en los flamantes dueños de parte de los u$s19.000 millones pagados por Facebook, la misma empresa que en 2009 le cerró las puertas a uno de ellos.

Y lo lograron gracias a una aplicación usada hoy día por 450 millones de personas en el mundo, en un momento en que la red social de Mark Zuckerbergbusca adueñarse de las apps más utilizadas – ya había adquirido Instagram – en los dispositivos móviles.

De Ucrania a Silicon Valley
Hace más de 20 años nadie hubiera apostado un dólar por el futuro de Jan Kuom, el creador de la idea que daría vida a WhatsApp.

En 1992, un Koum adolescente y su madre se instalaban en Califonia, Estados Unidos, después de haber abandonado Ucrania. Madre e hijo sobrevivían gracias a las ayudas del Estado y residían en un departamento de dos habitaciones en Mountain View, pleno Silicon Valley.

Mismo, el ahora CEO de WhatsApp barría los pisos de un comercio para colaborar con la economía del hogar en la misma ciudad donde luego establecería su servicio de mensajería, según señaló Forbes.

Koum nunca fue un estudiante modelo, pero le apasionaba la informática y sus primeros pasos en esta dirección los dio a través de manuales que conseguía en una librería y devolvía poco después para no pagarlos.

Según el inversor Jim Goetz, titular de Sequoia Capital, el fondo que vio como se disparaban sus ganancias gracias a la venta de WhatsApp, la infancia de Koum tuvo mucho que ver con el nacimiento del servicio de mensajería.

La aplicación, que da mucha importancia a la privacidad de los mensajes, estuvo influenciada, según él, por “el auge de un país comunista con una policía secreta”.

“La infancia de Jan le hizo apreciar la comunicación no pinchada”, escribió Goetz en su blog.

Al igual que Mark Zuckerberg y Bill Gates, Koum nunca terminó sus estudios universitariosLos dejó para volcarse al trabajo que había conseguido como ingeniero de infraestructuras en Yahoodonde se desempeñó durante nueve años y conoció a Brian Acton.

Este último tuvo una infancia totalmente diferente. Su padre adoptivo había intentado ser jugador profesional de golf y su madre tenía un negocio de carga aérea, según la revista Wired UK.

Ambos definieron su paso por Yahoo como “frustrante”, motivo por el que en 2007, decidieron abandonar sus puestos para emprender un viaje de un año por Sudamérica, según consignó BBC Mundo.

Al regresar, Acton aplicó en Facebook, pero la compañía de Zuckerberg no lo contrató.

Facebook me rechazó. Era una gran oportunidad para conectarme con algunas personas fantásticas. Espero la próxima aventura de la vida”, tuiteó en aquel momento. Unos meses antes, en mayo, Acton había sido rechazado por otro gigante del sector: Twitter.

¿Por qué WhatsApp?
Al no conseguir trabajo, finalmente Acton decidió unirse a Kuom quien ya había empezado a delinear el emprendimiento. Juntos alquilaron un despacho en Mountain View, a pocos metros de donde Koun y su madre recibían el subsidio estatal para comprar alimentos.

El plan incial era crear una aplicación que fuera capaz de anunciar el estado de todos los contactos que poseía el usuario en el teléfono con aclaraciones de tipo “estoy en el gimnasio” o “sin batería”.

Pero la idea evolucionó hasta convertirse en un sistema de envío de mensajes gratuitos entre números de teléfono de todo el mundo, sea cual fuere el país en el que se encuentren.

La empresa emergente creada en 2009 tomó su nombre de un juego de palabras de la expresión “What’s Up”, que quiere decir “Qué hay de nuevo”, según aclara su página web.

Lo novedoso de la aplicación fue que los jóvenes se negaron a invertir un solo centavo en publicidad, y aún así en 2011 su creación ya era una de las 20 aplicaciones más compradas en la tienda de apps de Apple en Estados Unidos.

“Creemos que este modelo nos permitirá convertirnos en el servicio de comunicación del siglo XXI, y proveer al usuario de la mejor manera de mantenerse en contacto con amigos y familia sin que se interponga la publicidad”, aseguraron los fundadores del chat.

Dado su éxito, grandes inversores cortejaron a la nueva “niña bonita” de las aplicaciones móviles. Pero el pretendiente ganador fue Sequoia Capital, con una oferta inicial de u$s8 millones.

Una ganancia récord
En apenas dos años el fondo de inversión Sequoia Capital vio como u$s60 millones totales invertidos en WhatsApp se convirtieron en u$s3.400 millones. De esta manera, su venta representa una ganancia de 2.000% 

Sequoia forma parte de la historia de Silicon Valley, porque gracias a sus fondos comenzaron empresas como Yahoo, Google, Apple, Kayak, Paypal, Linkedin, YouTube y WhatsApp.

En 2011, el fondo apostó por la mensajería instantánea creada por los dos ex empleados de Yahoo y, al momento, Sequoia es el único socio financiero conocido en la empresa de 55 empleados que compró Facebook.

Las compañías en las que participó Sequoia como inversor inicial suponen hoy más de la mitad de la capitalización bursátil del mercado Nasdaq, es decir, alcanzan un valor conjunto muy superior al billón de dólares, cuando en 2003 apenas suponían un 10%.

La apuesta de Facebook
Mark Zuckerberg, el máximo responsable ejecutivo de Facebook, contactó por primera vez al máximo responsable de WhatsApp, Jan Koum, a principios de 2012. Lo invitó a tomar café en la pastelería de Los Altos, California. Hablaron durante más de dos horas, según una persona familiarizada con ellos.

En poco tiempo se hicieron amigos y se encontraban con frecuencia para cenar y caminar juntos al aire libre, entre otras actividades.

El 9 de febrero, Koum, de 38 años, fue a cenar a la casa de Zuckerberg en Palo Alto, California. Fue en ese momento cuando la conversación sobre un posible negocio adquirió visos más concretos, indicó la fuente.

Los dos hablaron al principio sobre cómo podrían trabajar juntos en la iniciativa Internet.org de Zuckerberg para conectar el mundo con aparatos móviles.

Zuckerberg, de 29 años, propuso luego una fusión de sus compañías y que Koum se incorporara al directorio de Facebook. Koum se tomó unos días para pensarlo.

Cinco días después, el 14 de febrero, Zuckerberg cenaba en casa con su esposa en pleno festejo de San Valentín cuando apareció Koum, frutillas en mano. En ese momento fue que concretaron la cuantiosa cifra.

Hoy, las dudas de los especialistas se ciernen en torno a si esta operación significa un “manotazo de ahogado” por parte de Facebook para garantizar su superviviencia, dado que perdió un 7% de sus usuarios en los últimos seis meses.

Para muchos la venta se trató de una “jugada maestra” para ambas empresas ya que consideran que WhatsApp se aseguró una cifra envidiable mientras que Facebook, su futuro.

Es que hace tiempo que la prioridad de Zuckerberg es transformarse en un referente del “mundo móvil”  al ver que algunos servicios que parecían ir por un camino separado al de Facebook, hoy en día son su propia competencia.

WhatsApp aparecía como la principal atracción al  funcionar como una red simple con grupos de contactos con los que comparte fotos, chistes, anécdotas y donde se concretan encuentros entre amigos, el mismo objetivo que tuvo el propio Zuckerberg al fundar Facebook.

¿Vale tanto?
Con su venta por u$s19.000 millones, la pareja de amigos superó a todos los jóvenes emprendedores convertidos en millonarios como lo son Janus Friis (38), fundador de Skype, quien vendió su idea a Microsoft por u$s6.000 millones, o Kevin Systrom (31) y Mike Krieger (28) que recibieron u$s1.000 millones de Facebook por su app Instagram.

Algunos se preguntan si WhatsApp realmente vale u$s19.000 millones y existen todo tipo de conjeturas sobre si Facebook será capaz de rentabilizar tamaña inversión.

Otros opinan que integrar en su equipo a dos jóvenes que lograron todo esto en cinco años y gastando cero en publicidad, bien vale su precio.

Vía iProfesional

Imagen1

Vamos finalizando el año y en este recorrido por nuestros clientes y amigos es el turno de ADV Gestion Integral, un grupo de emprendedores profesionales que merecen destacarse como ejemplo. En Saek Global S.A. estamos agradecidos por la relación que se ha formado entre empresas y les deseamos un 2014 de lo mejor; aquí un poco mas de ADV Gestión Integral: ADV está formada por profesionales procedentes de varias disciplinas, especializados en implementación de sistemas de gestión y comunicación. Nuestra propuesta es ofrecer soluciones integrales para el desarrollo y consolidación de su organización, con el objetivo de proporcionar herramientas para lograr la especialización, explorar otros nichos de mercado, agregar valor y fidelizar a sus clientes. Misión: Asesorar y satisfacer las necesidades de nuestros clientes mediante la mejora en la administración de sus procesos. Visión: Ser la mejor opción en consultoría integral y lograr el reconocimiento de nuestros clientes. Filosofía: Creemos que haciendo las cosas con dedicación y responsabilidad se obtienen los mejores resultados. Creemos en la capacidad de las personas para repensar, idear e innovar como potencial principal de todas las organizaciones. Creemos en lo que hacemos, por eso trabajamos bajo los mismos principios que recomendamos a nuestros clientes. http://www.advgestionintegral.com

http://www.saekglobal.com

logoLlegamos al fin de este año con muchas novedades, proyectos y desafíos para el 2014. En esta oportunidad queremos compartir una nueva Unidad de Negocio de Saek Global S.A. enfocada en PyMes; mas específicamente en el segmento Gastronómico con Delivery. Es una Plataforma de pedidos Online autoadministrable, encuadrada en la modalidad de “Inversión Zero” (el Cliente NO INVIERTE DINERO). Un producto rápido, sencillo, práctico y muy útil como canal de venta. Las posibilidades de adaptarse a la dinámica de cada empresa, negocio o comercio es diversa. En fín…les presentamos el producto que representamos como Partner de los desarrolladores Punto Mkt así:  Para que un negocio realmente tenga éxito en Internet no alcanza con hacer un website. “ES NECESARIO LOGRAR QUE LAS PERSONAS LO ENCUENTREN, ELIJAN, CONFÍEN Y RECOMIENDEN.” Contamos con las herramientas necesarias para lograr estos objetivos y, como sabemos que podemos alcanzarlos, estamos dispuestos a invertir por usted y asumir los riesgos! Realizamos todas las acciones estratégicas necesarias para que, a través de Internet, su empresa acelere el crecimiento y se transforme en referente de su sector. Esto involucra:

-Diseño del Sitio Web con Comercio Electrónico. -Campañas en Redes Sociales.-Email Marketing. -Posicionamiento y Publicidad en Buscadores. -Análisis de Resultados, y todo aquello que un delivery necesita para realmente triunfar en Internet.  Mensualmente te cobraremos un porcentaje de las ventas realizadas únicamente por Internet; ventas que, sin nosotros, no hubieses tenido! Es por eso que decimos que somos autosustentables:Nos paga con el dinero que nosotros mismos generamos, y contás con una nueva fuente de ingresos.

http://www.saekglobal.com/#!inversin-zero/c9qm

saekglobal@saekglobal.com

 

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: