Primeras horas con el iPad 2

El nuevo tablet de Apple ya está en nuestras manos. Estas son las primeras impresiones después de probarlo

Esta mañana, el iPad 2 llegó oficialmente a España. Y a pesar de que no empezará a venderse hasta esta tarde, un pequeño grupo de periodistas hemos tenido ocasión de hacernos con uno para probarlo a nuestras anchas. Estas son las primeras impresiones después de estar usándolo un buen rato en las tareas más comunes.

Lo primero que sorprende al sacarlo de la caja, que es más pequeña que la de su predecesor, es su extremada ligereza y delgadez. Es al sujetarlo en la mano cuando sus dimensiones y peso (un 33% más fino y un 18% más ligero que el iPad clásico) cobran su auténtico significado. Basta con un simple vistazo para apreciar lo delgado y manejable que es, y sostener el iPad clásico en una mano y el iPad2 en la otra para darse cuenta de que es mucho más ligero y fácil de manejar. La pantalla es exactamente igual, aunque está fabricada con un nuevo tipo de cristal un 32% más resistente que el anterior. Otra diferencia es la de sus formas curvas y menos angulosas que las del modelo clásico, una línea que, según los rumores, Apple seguirá también en el futuro iPhone 5.

Para encenderlo, igual que con cualquier otro producto de Apple, lo primero que hay que hacer es conectarlo a una cuenta de iTunes. El proceso de activación y sincronización con todos mis datos y contenidos (1.800 canciones, casi 4.000 fotografías, 136 vídeos y 190 aplicaciones) llevó algo más de veinte minutos, pero la espera valió la pena, ya que al cogerlo por primera vez tenía en la mano un clon exacto de mi anterior iPad.

Impresionante videoconferencia

Una vez listo para el uso, ¿Por dónde empezar? Decidí hacerlo por la cámara, que es una de las principales novedades. Es una cámara VGA que, en modo de grabación de vídeo, puede grabar en calidad HD. Una función muy interesante y que permite compartir, al instante, lo que grabemos en YouTube, MobileMe, Vimeo, etc.

Simpática y divertida la aplicación “Photo Boot”, incluída de serie, gracias a la que podemos ver nuestra propia imagen (tomada con la cámara frontal) y someterla a transformaciones y deformaciones hilarantes. Paso de inmediato a probar el FaceTime, y admito que la experiencia me sorprende. Acostumbrado a utilizar esa aplicación con el iPhone, hacer de pronto una videoconferencia sobre una pantalla de 9,7 pulgadas es algo que causa impresión. No hay duda de que será una de las aplicaciones más utilizadas (solo corre sobre una red Wifi, por lo que, además, no gasta teléfono ni datos).

Lo siguiente fue descargarme las versiones para iPad 2 de los populares Garage Band y iMovie. Con la primera aplicación es posible, literalmente, tocar cualquier instrumento sobre la pantalla (y usando funciones multitáctiles) y con el segundo se pueden realizar sobre la tableta impresionantes presentaciones multimedia, combinando fotos, vídeos y música, igual que si lo hiciéramos con un ordenador. Las dejé ahí de momento, para explorarlas con más calma más adelante.

Prueba de navegación

Y llega la hora de ver si es cierto que la nueva tableta es hasta nueve veces más rápida que la anterior. La primera prueba fue de navegación. Conecté el iPad clásico y el iPad2 a la misma red Wifi y pude comprobar que el nuevo modelo es bastante más rápido a la hora de navegar, aunque no siempre… Sorprendentemente, mi viejo iPad le ganó por la mano en velocidad a la hora de cargar 4 de las 35 páginas con las que probé. En las restantes, el nuevo procesador A5 se impuso sin paliativos y mostraba las páginas completamente cargadas cuando el iPad clásico aún las tenía en blanco…

También las aplicaciones se abren mucho más deprisa. Probé con juegos (que siempre son más pesados), con procesadores de texto y con las aplicaciones que más utilizo normalmente. El iPad 2 fue, indiscutiblemente, mucho más rápido que su predecesor, tanto a la hora de abrirlos como a la de jugar. En la nueva versión los gráficos fluyen de una forma espectacular, sin el más leve salto o interrupción, algo que a veces sucede con el iPad clásico.

Otra de las sorpresas fue al conectarlo al puerto HDMI de mi televisor. Con el iPad clásico ya podía hacerlo, de forma que veía los contenidos en alta resolución, pero a 720 p, mientras que el iPad2 los reproduce a 1080 p, o lo que es lo mismo, en calidad Full HD. Y la diferencia se nota.

La funda, una «segunda piel»

Llega la hora de la funda, una auténtica maravilla de ingeniería que confiere al nuevo iPad una “segunda piel” sin penalizar su tamaño o peso. Se trata de una cubierta magnética dividida en láminas plegables, que en uno de sus bordes lleva ocultos una serie de imanes. Esos imanes se acoplan perfectamente a los que hay (también ocultos) en uno de los laterales del iPad 2 (entre tablet y funda hay 32 imanes), por lo que basta con acercar la funda al iPad 2 para que ésta se acople perfectamente a ella y la cubra por completo. Al destapar sólo un poco, doblando la primera de las láminas, el dispositivo se enciende. Al tapar de nuevo, se apaga.

Si plegamos todas las bandas sobre sí mismas, convertimos, en un par de segundos, la funda en un soporte que nos permite, en posición horizontal, escribir sobre el teclado virtual con la pantalla cómodamente elevada; y en posición vertical sujetar el dispositivo de pie para, por ejemplo, ver una película sin necesidad de sujetarlo. Lo dicho, una maravilla.

¿Me quedo con el viejo iPad?

Sin embargo, la pregunta que me sigo haciendo después de todo esto es: ¿Desecharía yo mi iPad clásico después de probar el nuevo? Y debo decir que, a pesar de todo, la respuesta es no. Incluso en su primera versión, el iPad sigue siendo un dispositivo extraordinario, útil, divertido y perfectamente capaz de afrontar lo que venga durante mucho tiempo. La nueva versión del iPad es, sí, más ligera, más cool, bastante más rápida y con cámaras. Pero sus funciones y características básicas siguen siendo las mismas que las del viejo iPad.

Por supuesto, la simple lógica deja de funcionar cuando estamos ante un nuevo “objeto del deseo” de la marca de la manzana. La prueba es que en apenas unos días la nueva versión de la tableta de Apple ya lleva vendidas más de 500.000 unidades en Estados Unidos. El nuevo iPad es bonito, es elegante, y funciona a las mil maravillas. ¿Quién podrá resistirse a él?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: